“Conozco a gran parte del equipo, y siempre han sido amables y buenos profesionales. Además de quienes ayudan y apoyan en todos los otros cuidados”

Por: Paulina

Blanquito es un perrito que encontré en mi trabajo, lo habían atropellado. Claramente no se veía bien, así que decidí llevármelo y lo consulté en una veterinaria. Me dijeron que no había fractura que había salvado con suerte y que estaría bien. Unos cuantos remedios para una infección en los ojos y vitaminas. Al día siguiente me lo llevé conmigo al trabajo con el fin de buscarle un hogar para adopción. Durante el día observaba lo decaído que estaba, no comía no se movía y yo pensaba “esto no está bien”. Su carita era solo sufrimiento, por lo que decidí llevarlo a Bon Amie (lugar donde atiendo siempre a mi perrita Aika). Finalmente al llegar, lo dejan hospitalizado, tenía contusiones en el pulmón y mucho dolor (cosa que no hicieron nada en el otro lugar). Así con el tiempo, después de varios días empezó a mejorar poco a poco. Recuerdo cuando iba a verlo, recién habían comprado una máquina que lo ayudaba a respirar mejor o algo así, e hicieron un sin fin de cosas para mejorarlo.

Salió de Bon Amie con su familia adoptiva quien continúo con todos los cuidados en el hogar. Hoy es un perro fuerte, grande y feliz. Solo gracias, porque por mi parte he llevado muchos perritos los cuales han podido salvar. Conozco a gran parte del equipo, y siempre han sido amables y buenos profesionales. Además de quienes ayudan y apoyan en todos los otros cuidados . Gracias familia Bon Amie.